Última modificación: 8 de noviembre del 2017

cosas que necesitas para tu guardia en urgencias

El artículo de hoy está destinado a todos aquellos compañeros indecisos a la hora de qué pueden necesitar para sus guardias en el Servicio de Urgencias de su Hospital o Centro de Salud.

Se trata de una serie de enseres que yo utilizo y recomiendo y que os invito a completar con vuestras sugerencias desde los comentarios, puesto que es una lista muy personal.

¿Qué necesitas para tu guardia en urgencias?

1.- Libros o Manuales de Urgencias, existen muchos de diferentes hospitales y editoriales, tanto en formato papel como digital. Recomiendo aquellos especializados en Medicina de Urgencias cuya redacción se centra en cómo manejar cada patología de forma directa o a través de algoritmos pregunta también sobre los protocolos vigentes de tu unidad.

Si eres residente o estás en formación, siempre puedes complementar con algoritmos o resúmenes que irás recopilando por tus distintos rotatorios y que puedes incluir en tu cuaderno.

¿No sabes cuál elegir? Mi consejo es hojear cada uno de ellos y compara un tema concreto en distintos libros y elige aquel con el que te sientas más cómodo para estudiar y trabajar, ya sea más esquemático o más extenso. No tengas prisa en comprártelo. Importante: Pon siempre tu nombre en todos tus libros y cuadernos.

En cuanto a manuales de otras especialidades como traumatología, especialmente por la exploración física, radiológica y clasificaciones.  Sin embargo, si quieres aprender a explorar el aparato locomotor o perfeccionar tu técnica, busca vídeos específicos o incluso observa al traumatólogo de guardia si tienes oportunidad.

Como referencia cuando tengo que atender a pacientes pediátricos, yo utilizo es el de Urgencias Pediátricas de Panamericana. Aunque también puedes consultar los protocolos de AEPED disponibles en su página web oficial.

2.- Libreta o cuaderno: Siempre en el bolsillo. Si necesitas anotar aquello que vas aprendiendo o siempre se te olvida: combinaciones de tratamiento, antibióticos, etc. Son especialmente prácticas las que contienen índice alfabético.

3.- Bolis, subrayador…ese bien tan preciado y a veces escaso. Llévate siempre varios.

4.- Regla de ECG. Cuando pases por tu rotatorio de Cardiología o Medicina Interna puedes conseguir uno fácilmente. Mientras tanto, puedes imprimirte éste.

Regla ECG
5. Tabla de paso de antidiabéticos orales a insulina,  cuyo uso trataré próximamente esencial a la hora de ingresar pacientes diabéticos. Recomiendo los protocolos de SEMES Diabetes, donde puedes consultar todo aquello que necesites.

6.- Instrumental: Evidentemente un fonendo que ya tendrás desde la Universidad, también una linterna básica y opcionalmente recomiendo un otoscopio.

7.- Pulsioxímetro: También opcional, aunque yo sí lo recomiendo, puesto que la saturación de oxígeno de un paciente puede variar a lo largo de su estancia. Por cierto, ¿sabías que el esmalte de uñas no influye en su medida? Puedes leerlo aquí.

8.- Algo para comer: Al gusto del consumidor. Recomiendo alimentos sencillos, ligeros y que no manchen mucho: fruta, galletas, etc… que te apetecerán a mitad de la madrugada ¡y por supuesto agua!

9.- USB: Aprovecha las nuevas tecnologías para llevar manuales, sesiones, artículos, etc siempre encima sin que te ocupen espacio. Como alternativa puedes utilizar aplicaciones de almacenamiento online.

10.- Calzado cómodo: Ya sea zuecos, deportivas o calzado específico que pueda lavarse fácilmente. Resérvate un calzado sólo para caminar por el hospital.

Y hasta aquí, de momento la lista de imprescindibles para tus guardias. ¿Qué te llevas para tus guardias? ¿Qué añadirías o cambiarías? ¡Compártelo en comentarios y completemos la lista!